El Reino Olvidado

Este diario es la crónica de un país olvidado, el seguimiento de su huella histórica, cultural y artística en España y en Europa.

Mi foto
Nombre:
Lugar: Bergidum, Asturia, Spain

ex gente susarrorum

sábado, mayo 27, 2006

Introducción

JUAN PEDRO APARICIO

AGRADECIMIENTO Y PRESENTACIÓN

Quiero agradecer a mis compañeros de Seminario que me hayan permitido a mí abrir estas jor­nadas. Sé que ha sido razón importante para ello mi incapacidad para manifestar comedidamente mi entusiasmo por las cosas de León, entusiasmo que, cómo fácilmente imaginaréis, ellos comparten y aun superan, pero llevan con mejor compostura.

Estas primeras jornadas de cultura leonesa pretenden llevar a cabo un repaso de buena parte del patrimonio cultural de León, desde las canciones a la mesa. Si en el programa se advierte un cierto desequilibrio en la atención hacia el León originario, éste no es caprichoso. Unánimemente hemos estimado que en él radica la base oculta del iceberg de nuestra identidad.

Nunca hemos querido penetrar en los salones mayúsculos de la Historia; si acaso hemos ten­dido a colarnos por esos otros pasillos, casi siempre desiertos, de lo que se ha dado en llamar intra-historia; la que explica mejor el carácter y la singularidad del leonés de a pie.

Basta una exploración somera para constatar que existen zonas de nuestra cultura o de nuestra historia que están mal explicadas, o mal comprendidas, o mal iluminadas. De modo que nuestro trabajo no podía ser otro que dirigir un foco de luz, tan potente como nos fuera posible, hacia estas zonas a fin de desatascarlas en un primer plano que facilitase la disolución de los malentendidos.

La tarea era fácil y compleja. Lo primero, porque cualquier chispa suponía una aportación de luz en tanta oscuridad; lo segundo, porque había que caminar casi a ciegas como el que trata de hallar un tesoro oculto.

LA OCULTACIÓN DE LEÓN

Oculto está León desde hace más lustros de lo que creemos. Y está oculto tanto en la super­ficie como en la sustancia. ¿Quién, cuando escucha en nuestros servicios informativos nacionales, que estará despejado en el Duero o en la meseta norte, puede estar seguro de que no lloverá en Cistierna, en La Vecilla, en Riaño, en Villablino o El Bierzo? ¿Y, quién al escuchar que lloverá en León, pue­de afirmar que no lucirá el sol en tierras de Zamora y Salamanca?

Si el viajero atraviesa las llanuras vallisoletanas se sorprenderá contemplando la profusa mo­notonía de pintadas que adornan tapiales y paredes. De la inmensa mayoría de ellas es responsable el Partido Nacionalista de Castilla y de León. Su texto sólo puede llamar la atención negativa de los leoneses. Dice así: El PANCAL (estas son sus siglas) es el partido de Castilla; o así: Vota PANCAL, vota Castilla. ¿Dónde está León aquí?

Hasta lo deportivo llega la confusión y el ocultamiemo de León y mientras hay un colegio de árbitros de fútbol catalán y uno vasco y uno navarro y uno andaluz y otro castellano y otro astu­riano, etc., el de León, al que León pertenece se llama Oeste.

Porque ¿qué es León? ¿El viejo reino, como nos dicen, una provincia, o una región? ¿O es simplemente un prólogo que se pone a la historia de Castilla: una especie de tercera Castilla, la remota o la arcaica, la que nunca existió?

Sólo en punto a territorio el desconcierto es enorme: ¿Cuántas provincias componen la re­gión leonesa? ¿León, Zamora, Salamanca, Valladolid y Palencia, como se enseñaban en las escuelas hace unos años? ¿O solamente León, Zamora y Salamanca, puesto que ya hace tiempo Valladolid y Falencia mostraron más que suficiente evidencia de sus deseos de ser castellanos? ¿O solamente León y, a lo sumo, una porción de Zamora, puesto que ésta y Salamanca se prestan sin mayores vacilaciones a esa región que se superpone sin más sobre la cuenca del Duero?

Muchas son las capas que, como los distintos firmes de una carretera muy transitada, han caí­do sobre León para ocultarlo. Todo es movedizo en punto a León: su territorio, su población y su cultura. Como paso previo a su reconocimiento, necesita León su fijación: saber dónde está y qué es, o qué es y dónde está.

Dos escollos, dos barreras enormes, una de granito, hay que salvar para que León pueda fijar­se y reconocerse. Los enunciaré en forma de dos preguntas: Primera, ¿tuvo alguna vez el Reino de León cinco provincias? y segunda, ¿qué hay detrás de la palabra Legio?

3 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Your are Excellent. And so is your site! Keep up the good work. Bookmarked.
»

7:19 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Interesting website with a lot of resources and detailed explanations.
»

12:10 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

I find some information here.

8:34 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home