El Reino Olvidado

Este diario es la crónica de un país olvidado, el seguimiento de su huella histórica, cultural y artística en España y en Europa.

Mi foto
Nombre:
Lugar: Bergidum, Asturia, Spain

ex gente susarrorum

martes, junio 27, 2006

Los lagos de Isoba y sus leyendas

Mitos y leyendas de la tierra leonesa

MATÍAS DÍEZ ALONSO

Tres lagos embellecen el entorno de Isoba, el Pre­sente, el Ausente y la laguna de los Hazas; todos son de origen glaciar.

El lago Presente.- Es el más cercano a la aldea, al lado de la carretera. Es un lago pequeño, de unos cua­trocientos metros de perímetro y cinco metros de pro­fundidad en su parte más honda. En la campiña que lo circunda ramonean los caballos salvajes asturcones. En sus azuladas aguas crecen las juncias y asoman las cabecitas de las pollas acuáticas; alberga truchas que no son luchadoras contra corriente como las de río y presentan una cabeza des­mesuradamente grande.

Como todo lago de montaña está poblado de leyendas, como la del peregrino al Salvador ovetense que sediento y sudoroso imploraba agua de casa en casa, que sistemáticamente le era negada y sólo correspondido en la casa rectoral. Entonces lanzó su proclama de «¡húndase Isoba, menos la casa del cura y la de la pecadora!».

Las torrenteras comenzaron a manar agua hasta anegar el poblado, excepto las dos viviendas que se excluyeron en la maldición de castigo por la falta de caridad. Es leyenda muy socorrida en el reino.

Quizá se fundamenta la leyenda en que el pri­mitivo poblador romano se asentaba a orillas de este lago, donde se encontró una lauda sepulcral con caracteres latinos: MANIBUS AMNIS DOMICIANUS FILIUS FLAVI ARMIGER ROMANUS HIC SEPULTUS EST.

La pecadora era la madre del cura, «hijo de soltera», cuyo ¡delito! era juzgado peyorativamen­te entre sus gentes.

Otra leyenda se refie­re a la guapa moza del lugar que venía montada en el carro de vacas y se espantaron acuciadas por las moscas de verano sumergiéndose en las aguas. Al cabo de años apareció la mano de la labradora en Fontanamosa derramando las sartas del collar sobre el césped.

El lago Ausente.- Frente al lago Presente, monte arriba, se halla el otro lago llamado Ausente, más grande, más profundo, más azulado, de purísimas aguas filtradas entre la arena de la concavidad de la sierra de Sentiles. Allí practican los jóve­nes sus juegos deportivos de remo con lanchas de goma. Las gentes dicen que este lago brama como el mar, con fuerte oleaje y predice el tiempo revuelto.

El acceso al lago Ausente se rea­liza subiendo en coche hasta la esta­ción invernal y se asciende por carretera empinada un kilómetro, se deja el coche en el alto de la loma y caminando otro par de kiló­metros se aboca a este bellísimo remanso de agua desde el que se contempla toda la reserva del eco­sistema de Mampodre. Allí vienen a abrevar los rebecos como únicos señores de la montaña bravia.

Las aguas de estos lagos dan ori­gen al abundante manantial de Fontanamosa o Fuente Hermosa, una de las originarias del río Forma.

El hospital del Santo Sepulcro.- Entre Isoba y el puerto de San Isidro se encontraba una vieja casería que hoy tiene buena construcción y se ofrecía como venta y posada a los caminantes; hoy dispone de cantina. Se llama la casería de San Isidro.

De siempre se tuvo a esta casería como alberguería con hospital pero el dueño del restaurante Los Rebecos de Isoba, don Carlos Rodríguez, nos indicó a Olegario R. Cascos y a mí cuando andábamos pisando senderos para escribir el libro de Las cabeceras del Porma que el hospital de San Isidro no se hallaba en esta casería sino más lejano, en el camino que bifurca hacia el concejo de Caso.

Para afianzarnos en sus tesis nos invitó a comprobarlo sobre las ruinas aún existentes. Efectivamente, en el «todo terreno» de un amigo suyo que pasa amplias temporadas en Isoba, el astur tramontano de Moreda de Aller, don José Ramón Rodríguez, nos desplazamos al paraje indicado.

Poco más allá de la casería nace un camino que asciende por el piornal, de tal forma que el camino real por el puerto de San Isidro se dirige al concejo de Aller pero este otro camino tortuoso baja luego por un valle hacia el concejo de Campo de Caso por la angostura del río Caleao. Como a un kilómetro de la bifurcación se encuentran las ruinas de la ermita y hospital de San Isidro.

No es mucho lo que se ve por las ruinas existentes pero aún se aprecian los restos de la bóveda románica de la ermita y las construcciones anejas donde se colige la existencia del horno para cocer pan.

Esta ermita con su hospital de peregrinos al Salvador ovetense y vian­dantes fueron fundados y erigidos por los monjes benedictinos de Parameño y en ese mismo año de 1118 Doña Urraca se expresa en el documento nº 900 del archivo de la catedral sobre este hospital lla­mado del Santo Sepulcro, que los monjes de Perameno fundaron en el puerto de San Isidro para acoger peregrinos y alaba la mucha caridad con que lo hicieron porque se morían de frío los caminantes.
Si durante siglos perteneció este hospital a los monjes de Parameño, Perameno o Pardomino en 1752 pertenecía a la iglesia de Lillo, desa­pareciendo el siglo pasado.

La laguna de los Hazas.- Cerca de Isoba se encuentra el valle de los Hazas con su riachuelo que engrosa al de San Isidro.

Los Hazas es una dilatada pradería con senda o pista militar que llega hasta la Peña del Viento. Esta Peña es una enorme emergencia caliza cortada a vertical, muy sola, desde la que se divisa la pradería y circo de Valdebezón, con su refugio. En el bosque de Valdebezón poblado de hayas y castaños hay una cueva prehistórica.

A mitad del valle de los hazas bifurca hacia la derecha una senda que nos lleva a la Laguna Negra o de Los Hazas.

En época antigua recibían el nombre de hazas las fajas o porciones de terreno cultivable para centeno; también los haces de centeno o de leña son fejes de ramas y en el caso del heno un brazado de centeno o trigo, algo mayor que una gavilla, se le llama haz.

En época medieval los hazas eran escuadrones de caballería en el com­bate. Mitológicamente Los Hazas eran treinta y ocho divinidades que custodiaban al dios Odín, casado con la diosa Friga o Tierra, padres del dios Thor, el que enarbolaba el martillo de los truenos, el que construyó el puente de siete colores o arcoiris, cuyo culto germánico personificado en Tharanis, Tama, Torio, la Peñalaza de Rodiezmo, estaba muy extendido en la tierra leonesa.

Los Hazas eran tan listos y agudos que nada escapaba a su observación, pues se dice de ellos que veían y oían crecer la hierba en el campo y la lana en el lomo de las ovejas. Su culto estaba relacionado con los druidas, con el dios Pan, con la agricultura.

Todo se concatena aquí, en este hermoso enclave del valle de Los Hazas de Isoba, la laguna de Los Hazas, donde la excursión es un deleite en un día veraniego, soleado y azotado por la brisa refrescante que llega de la Peña del Viento. Pero hay que llegar a la laguna con el corazón limpio porque a los que llegan en pecado mortal se los devora la horrenda serpiente que sale de sus aguas y luego vomita en la orilla los restos.Hay otra laguna que recibe también el nombre de Laguna Negra, cerca del puerto de Piedrafita, a la vera de la llamada Peña de la Laguna, de la que nace el riachuelo que es tributario, el primer tributario por la izquierda del río Torio, por el valle de Hombre, que era el camino que utilizaban ios vecinos de Piornedo hace un par de siglos para ir a las Asturias a comprar utensilios de madera para la labranza, como cambas de arado, mangos, fiambreras, vasijas, todo en lo que los asturianos eran verdaderos artífices en su fabricación.

5 Comments:

Blogger Isoba said...

Gracias por recoger las leyendas de este lugar leonés

6:19 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

siempre fue muy facil que las profesoras del colegio me recordaran, encontrarme el la guia de telefono y en el padron cuando tenia que votar, en argentina mi apellido no es comun, pero hoy maravillosamente encuentro esta hermosa historia,de un mistico lugar en el mundo con mi apellido espero conocerlo algun dia garcias cari

9:03 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

mi nombre es Leonardo F. Isoba es icreible que este lugar hermoso lleve mi apellido tambien soy argentino de 5ta generacion.
estoy realmente asombrado.
leonardoisoba@hotmail.com

2:38 p. m.  
Blogger Santos Nicolas Aparicio said...

Hola, estoy muy interesado en la cuestión del hospital de peregrinos del puerto de San Isidro, en relación con el famoso documento nº 900 del archivo de la catedral de León sobre la carta de ingenuidad de Dña. Urraca a favor del hospital de peregrinos del Santo Sepulcro en el puerto de San isidro. Juan Uría, en sus Peregrinaciones, lo identifica con el conocido después por Ntra. Sra. de Braña (la capilla de Braña) por tanto ya en tierras alleranas. Sin embargo M. Fidalgo dice "el Hospital del puerto de San Isidro cerca del límite del concejo de Aller en la provincia de León ...", lo cual contradice al anterior prestigioso historiador. Un estudio reciente de Ramona Pérez de Castro da como origen de Ntra. Sra. de Braña aquella fundación de Dña. Urraca en 1118.
En este blog se dice que en 1752 pertenecia a la iglesia de Puebla de Lillo y que luego desaparece. Por tanto me interesaría conocer la referencia documental acerca de tal pertenencia y es por lo que la solicito si lo tienen a bien; de todo ello les quedaría muy agradecido.
Saludos,
Santos Nicolás

3:46 p. m.  
Blogger Taliesin said...

Hola Santos. Solo puedo remitirte al autor, Matías Díaz Alonso, y a su libro Mitos y Leyendas de la tierra leonesa.

10:10 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home