El Reino Olvidado

Este diario es la crónica de un país olvidado, el seguimiento de su huella histórica, cultural y artística en España y en Europa.

Mi foto
Nombre:
Lugar: Bergidum, Asturia, Spain

ex gente susarrorum

miércoles, noviembre 15, 2006

Casa de horca de Riaño

En la montaña de Riaño, hasta hace poco tiempo se ha conservado aún en uso un tipo de vivienda único, no sólo en la Comunidad de Castilla y León sino también en la península. Aunque su geografía se limita a la provincia de León, donde se han visto los últimos ejemplares estudiados, es posible que en el siglo pasado su ámbito se extendiera por el norte de la provincia limítrofe de Palencia. Hoy no se conserva completa ninguna de estas construcciones, dado que o se han arruinado o están muy reformadas tanto al interior como al exterior, pero gracias a G. de Cárdenas podemos hacernos una idea por la excelente descripción que nos dejó, junto a unos sencillos dibujos muy ilustrativos. Este arquitecto las describe así:

"Son viviendas de planta rectangular, unidas por sus lados menores y en las que el largo viene a ser tres veces el ancho. La planta está formada por dos crujías y en ella se dispone el portal, donde se guardan los aperos de labranza, la cuadra, la cocina y un solo dormitorio común para toda la familia. Esta planta es la que únicamente se utiliza y entre el techo de las habitaciones y los faldones de la cubierta queda un espacio que se destina a pajar y granero para la cebada.

La casa está construida de mampostería de pizarra o de caliza sentada sencillamente con barro. únicamente en las esquinas suele haber unos grandes sillares con una ligera labra. La puerta suele ser un arco con grandes dovelas.

La principal característica de este tipo de vivienda es que, dado lo endeble de sus fábricas, la cubierta no descansa sobre los hastiales de la fachada, sino sobre unos pies derechos de madera, adosados a ella pero con completa independencia. Estos pies derechos suelen ser troncos de haya o de roble, existiendo tres: uno en el centro y dos en los muros laterales y reciben el nombre de «horca» por responder a su forma peculiar. Junto a los muros largos de la fachada suele haber otros pies derechos denominados «estelos», que sujetan la solera de madera en que se apoyan los pares de la armadura. Sobre los pares se hace un pequeño trenzado de ramas de roble, denominadas «zarzos», y sobre ellos va la paja larga de centeno llamada «cuelmo», para sujetar la cual se ponen de vez en vez unos varales o «aspras».

La habitación de vida común es siempre la cocina, y para evitar que las chispas del hogar puedan producir un incendio en el pajar, el techo está construido por un doble piso de vigas de madera unidas unas a otras y toscamente labradas, colocando la segunda fila de maderos en sentido contrario de los de la primera. Sobre este doble suelo se coloca tierra bien apisonada y a veces tapín. La cocina no tiene más ventilación ni salida de humos que la ventana diminuta, y en el espacio que queda entre la ventana y el techo se curan al buen humo del hogar los productos de la matanza casera.

Es interesante también el pavimento de la cuadra, formado por tablas de haya de una longitud aproximada de 1,60, unidas unas a otras, y formando así una superficie que sirve de cama al ganado, para evitar las humedades del suelo; al extremo de las tablas corre una canal de canto rodado para la evacuación de las aguas.
Son escasas las viviendas que quedan, pero las que existen han permanecido inalterables a pesar del tiempo.

Desde el punto de vista sanitario e higiénico, estas viviendas con su promiscuidad inadmisible de hombre y de bestias deberían desaparecer; pero con ello desaparecería también un tipo de vivienda que por su procedencia, su disposición y por su forma constructiva es enormemente interesante
"

Parece que estas últimas palabras de G. de Cárdenas fueron premonitorias; el texto corresponde al año 1944 y hace ya varios años que ninguna casa de horca está habitada como tal, y solo aquellas que se han sometido a importantes reformas para adaptarla a las necesidades higiénicas y sociales de la vida actual se mantienen en uso. Los ejemplares que hoy podemos ver, reformados, aparecen en una extensión menor a la que ocupaba a principios de siglo. En la actualidad, salvo en los pueblos de la Tierra de la Reina, no se conservan en ningún otro sitio edificios más o menos completos, aunque en pueblos como Prioro o Retuerto aparecen soportales con pies en forma de horca que pudieron formar parte de edificios completos.



Raíz Atrás

2 Comments:

Blogger unleones said...

tengo un estudio de este tipo de casa, si lo kieres te lo mando.
toño de riaño

2:24 p. m.  
Blogger Taliesin said...

Muchas gracias, Toño.
Mi correo es susarro (arroba) gmail (punto) com

4:06 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home